El equipo de apoyo escolar esta diseñado para valorar las distintas necesidades educativas de los alumnos y de su contexto; y diseñar programas específicos de intervención. Esta tarea se desarrolla a través de las siguientes estrategias:

Diseñar acciones encaminadas a la atención temprana y la prevención de dificultades.

Facilitar a la comunidad educativa los recursos y asesoramiento necesarios para que los alumnos puedan afrontar adecuadamente los momentos escolares de mayor dificultad: ingreso en el centro, cambio de ciclo o etapa y resolución de conflictos interpersonales.

Promover la cooperación entre el centro y las familias, implicándolas en el proceso educativo de sus hijos y atendiendo a cualquier aspecto que interfiera en el desarrollo evolutivo del alumnado.

Establecer canales de comunicación con los diferentes servicios o instituciones, cuando sea pertinente.